Páginas vistas en total

martes, 31 de diciembre de 2013

Se acabó!

Solo quedan unas horas para que se termine el 2013. Si tuviera que destacar algo de este año, sería la buena suerte que he tenido al encontrar un buen trabajo y un pisito donde vivir sola, a mis anchas (o estrechas, que tampoco es tan grande). Mi alemán ha mejorado, aunque sé que podría haberlo hecho mucho mejor... Reconozco que he tenido distracciones que me han alejado de mis objetivos marcados para este año, que básicamente era aprender mucho alemán, juntarme con alemanes, bla bla bla... Y no, la distracción no ha sido el exceso de fiesta o de gandulería y pasotismo; ha sido eso que nos tiene tontos cuando nos da fuerte, que viene sin avisar y que te hace vivir en una montaña rusa constante, invade tu mente y te hace olvidar todo lo demás. Te hace cambiar y ver las cosas con una nueva perspectiva, sobre todo cuando no sale bien... Supongo que ya sabéis de lo que estoy hablando. Así que para este año que entra voy a centrarme en mí y en lo que me conviene, en mejorar en todos los aspectos, aprender de los errores del 2013 y no volverlos a repetir, y en retener todo lo que he aprendido de la vida y de mí misma este año y usarlo para bien. Os deseo a todos una entrada de año fenomenal y sobre todo que el 2014 os traiga nada más que cosas buenas y retos que podáis superar.

Un abrazo enorme a todos y a comerse el 2014!

lunes, 30 de diciembre de 2013

Fum Fum Fum

El Papá Noel maquiavélico de mis vecinos os desea felices fiestas y bonita entrada de año!

(De noche brilla en la oscuridad y da miedo)
(Además es un poco santanazi)

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Tres hurras...

...por las galletas caseras de mi doctora! Fui a pedir cita y me vi con una bandeja de galletas caseras que estaban de buenas... Así da gusto ir al médico.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Va de dulces

Se nota la época en la que estamos, ¿no? 
Estos son los dulces que vi el otro día y aluciné a más no poder. Había visto manzanas caramelizadas, o chocolateadas, pero esto es ya otro nivel. En la foto solo se ven manzanas, pero es que había de todo: piña, uvas, plátanos, fresas... recubierto de todo tipo de sabores y cosas. Un gustazo para el cuerpo, y para el bolsillo un hachazo moderado, la verdad que para lo que es, está muy bien. Lo que pasa es que si no quieres perder tanto dinero como calorías ganas, es mejor ir probando las cosas de poco en poco, que una come más con la vista que otra cosa.

Sin novedad que contar, solo quería compartir estas vistas tan *arghghghh* con vosotros.


Esas manzanas verdes que se ven sabían a lima

viernes, 6 de diciembre de 2013

Schneeballen

A pesar de ser mis segundas navidades aquí, recién ayer descubrí estas "bolas de nieve". Pasé varias veces por delante del puestecito del Weihnachtsmarkt donde las vendían y no acababa de entender de qué estaban hechas, o si estaban rellenas, o qué. Total, que al final por el precio que tienen acabé por comprarme una de fresa, y la verdad es que mereció la pena el intento. No creo que sea algo que uno se pueda zampar de una "sentá", porque la pasta es bastante densa (yo solo me comí la mitad y ya estaba llena). Según la Wikipedia (no nos vamos a poner exquisitos buscando fuentes de información) son unas bolas hechas de "pasta brisa" (la que sepa de repostería entenderá lo que digo. Yo no tengo ni pajolera de qué pasta es esa...). Mi amiga la Wiki también me chiva que se lleva haciendo desde hace 300 años, y se ve que en un lugar llamado Rothenburg ob der Tauber, en Baviera, son unos especialistas en el tema y muchas empresas se dedican a ver cómo perfeccionar las bolas de nieve y sacar al mercado nuevos sabores y variantes.

Os sugiero que las probéis a ver qué os parece y me decís qué tal. O si ya las conocíais, decidme si os gustan o no. Yo les doy el aprobado, pero en pequeñas dosis.




Aprovecho para desearos a todos un bonito St. Nikolaus hoy, que por Alemania se celebra mucho y se regala chocolate como tradición. Y felicidades atrasadas a los que estéis por las Holandias o las Bélgicas por el Sinterklaas ayer!

martes, 3 de diciembre de 2013

German makes me cry


"Si amas a alguien, díselo hoy, porque la vida es corta. Pero díselo en alemán, porque la vida también da miedo y es complicada"

Pues eso, que si ya para decirte algo bonito te lo tienen que decir en alemán, y ya da miedo de por sí, cuando te gritan enfadados ya te caes de la silla del susto. Y es lo que me pasó ayer. No, nadie me dijo "te quiero" en alemán (ni en ningún otro idioma), soy una forever alone, pero sí me gritaron por teléfono y me hicieron llorar, porque soy una pava. De nuevo se repite la historia del "un técnico irá a tu casa entre tal y tal hora", avisas en el trabajo de que irás algo más tarde, y te tiras 3 horas esperando y ahí no aparece ni Yisus. Llamas con toda tu buena fe al técnico preguntándole que sobre qué hora vendrán porque no puedes esperar más, y te empieza a gritar (no a alzar la voz, sino a gritar directamente) de manera muy despectiva (y mira que no soy muy susceptible) diciendo que él ya ha estado hoy y que no va a volver. "Pero si llevo 3 horas mirando por la ventana y aquí no ha venido nadie..." y el tío venga gritar y decirme que ha llamado al timbre y como nadie ha contestado, se ha ido. Y yo dale que dale con que aquí no ha venido nadie, y él que sí; al final le digo "Bueno, igual en el momento en que ha llamado al timbre yo estaba en el baño, ¿por qué no ha vuelto a llamar?" Y nada, que él dice que no es su problema que yo esté en el baño, ni que haya faltado al trabajo toda la mañana para nada, que él ya no piensa volver. "¿Y por qué no ha llamado para ver si había alguien en casa?" Y poco más que se descojona en mi cara (¿en mi oído?) diciendo que para qué me va a llamar, que vaya tontería. "¿Y cuándo puede volver? ¿Hoy?" "No" "¿Mañana?" "No" "¿La semana que viene?" "No voy a volver". Y mi cara de... "Ya, nunca más va a volver ya nadie ¿no?" "No. Al menos hasta el año que viene". 

... Pues muy bien.

De verdad que quería coger y decirle que por qué mierdas se enfada y me grita, que si no sabe ser una persona normal y hablar bien, pero no sabía ni por dónde empezar. Discutir no se me da bien en mi idioma, mucho menos en alemán. A todo esto yo diciéndole que algunas cosas no las entendía y el tío gritándome todavía más por no entenderle. Al final llamé al casero y le dije que qué podía hacer, y otro que empezó a gritarme y hablar a la velocidad de la luz y que no desaceleraba por mucho que yo se lo pidiera. La cosa terminó en que acabé llorando por sentirme inútil, sin entender ni qué pasa ni qué puedo hacer, y sobre todo sola en todo este percal. Al final volvió a llamar el casero (me habría notado el hilillo de voz justo antes de colgar) y con buen tono me dijo que intentaría arreglarlo. Como es de esperar, sigue sin haber arreglado nada, pero al menos se mostró algo piadoso al final.

En definitiva, que este tipo de marrones no molan nada cuando los vives por primera vez, sola, lejos de casa y de alguien que te ayude, y encima en alemán. Pues sí es verdad que la vida es terrifying y confusing, igual por eso los alemanes me gritan en vez de hablarme, para que me identifique más con su terrifying y confusing lengua.


He aquí un pobre hombre que compartía mi frustración